Connect with us

Actualidad

Despedida tras un accidente laboral: la historia de María Elena Bolívar

El resbalón resultó en una lesión que la dejó en silla de ruedas.

María Elena Bolívar, una ama de casa de 45 años y madre soltera, vivía una vida llena de vitalidad mientras desempeñaba su trabajo como empleada doméstica. Sin embargo, su vida dio un giro radical cuando sufrió un accidente mientras realizaba labores de limpieza en la casa donde trabajó durante casi 16 años. El resbalón resultó en una lesión que la dejó en silla de ruedas.

Aquel día, su esposo salió a hacer las compras dejándola a cargo de su hijo y con la tarea de realizar la limpieza completa de la casa. María Elena recuerda: “Me pidió que le hiciera un favor y preparara el desayuno. Hice un huevo revuelto y una tajada de pan y luego comencé a limpiar. Pero en medio de la prisa, resbalé y me golpeé la columna. Desde ese día, ya no pude trabajar”.

Desafortunadamente, la reacción de su empleadora no fue comprensiva. María Elena relata: “La señora me despidió sin más ni menos. Me dijo que no volviera, incluso me botó la ropa sin permiso. No contó conmigo para nada y me trató como a un perro. Me dijo que ya no era útil para ella”.

Desde entonces, la vida de María Elena ha cambiado drásticamente. Ahora se desplaza en silla de ruedas por su apartamento en Terrazas del Puerto. Su movilidad de cintura para abajo es nula y no cuenta con alguien que la ayude en su día a día. Se las arregla como puede para asearse y depende de la caridad de sus vecinos para subsistir.

María Elena explica: “Cuando estaba bien, la gente me buscaba y me ofrecía ayuda. Pero ahora que estoy en esta situación, nadie se preocupa por mí. Vivo en condiciones precarias, sin pañales ni recursos básicos. Incluso debo casi 70.000 pesos en el pago del agua, ya que alquilé una habitación y las personas se fueron sin pagar su parte. No tengo la ayuda de nadie, estoy completamente sola”.

María Elena guarda una carpeta con todas las pruebas médicas y legales que ha recopilado. Aunque ha acudido al Ministerio del Trabajo y a las autoridades competentes, hasta ahora no ha obtenido respuestas. Mientras tanto, sigue viviendo en su casa, con el corazón destrozado y buscando la ayuda de personas solidarias y profesionales que puedan brindarle servicios médicos y legales de caridad.

La historia de María Elena Bolívar es un triste ejemplo de cómo un accidente laboral puede cambiar la vida de una persona de la noche a la mañana. Es importante que se respeten los derechos de los trabajadores y que existan mecanismos de protección para aquellos que sufren lesiones o accidentes en el trabajo. Barrancabermeja, al igual que cualquier otra ciudad, debe garantizar la seguridad y el bienestar de sus trabajadores, especialmente de aquellos que se dedican a labores domésticas.

Esperamos que la historia de María Elena Bolívar pueda generar conciencia sobre la importancia de la seguridad laboral y la protección de los derechos de los trabajadores en nuestra sociedad. Nadie debería ser despedido o abandonado después de sufrir un accidente laboral. Todos tenemos la responsabilidad de brindar apoyo a aquellos que más lo necesitan.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos Reservados © 2024 Enlace Televisión una entidad de la Fundación Magdalena Medios de Comunicación